DE ORIGEN CONTRABANDISTA

PRESS WORKERS

Las dificultades del Siglo XIX originaron el contrabando

Retomo aquí el relato de la historia en la región, poblada en aquellas épocas por aborígenes, misioneros e invasores, tal como lo adelantara en las publicaciones anteriores, donde analizaba la incidencia de las reducciones y las consecuencias de los acuerdos entre las Coronas portuguesa y española.

Mis bisabuelos paternos, Elías de Almeida y María Delfina Lucas, llegaron a la frontera en la década de 1880, en una gran caravana de carretas, oriundos del distrito de Ponche Verde, Municipio de Dom Pedrito, en Rio Grande del Sur.

Así como todas las familias de la época que llegaron en esa caravana y traían esclavos, fueron obligados a darles la libertad al pisar el suelo oriental, ya que en Uruguay se había abolido la esclavitud en 1840. Aun así, muchos de ellos siguieron acompañando a sus antiguos amos.

Esas familias estaban compuestas por gente de diferentes clases sociales y por ex militares del Imperio, muchos de los cuales ocultaron su rango hasta sus últimos días de vida. Los menos adinerados adquirieron pequeñas chacras en los entornos de la ciudad de Rivera, y otros llegaron a comprar estancias, por ejemplo, la familia Vargas –en el hoy Paso de Vargas-, que eran familiares del Presidente brasileño Getulio Vargas, según lo relata Yolanda Machado, nieta del mismo.

Mis bisabuelos, como eran menos pudientes, adquirieron una chacrita de 12 hectáreas en Portones Negros, Punta de Cuñapirú, donde se dedicaron a la crianza de algunos animales y agricultura. Luego vinieron las dificultades económicas, y empezaron a comercializar mercaderías provenientes de Brasil, en viaje con carretas rumbo a Salto; y como su chacra estaba próxima al antiguo “camino de los contrabandistas”, les era más fácil el almacenamiento de mercaderías. En uno de esos viajes nace mi abuelo, llegando a Salto dentro de una carreta, en el año 1897.

Es de significar que la violencia reinante en la época también marcó el origen de muchas familias, que huían y buscaban asentarse en lugares de paz. Recordemos que para esa época Brasil vivía la conocida Revolución Federalista (1893-95), liderada por Marechal Deodoro da Fonseca; en ese marco, “el 28 de noviembre de 1893, en Rio Negro (actual municipio de Hulha Negra-RS), ocurrió el trágico y lamentable degollamiento de civiles republicanos, en un número de 300, según cuenta la tradición a manos de federalistas bajo el comando del General Honorário Joca Tavares (João Nunes da Silva Tavares).

Las víctimas eran integrantes de un Cuerpo de Caballeria Republicano, al mando del coronel Manoel de Oliveira Pedroso (Maneco) compuesto por civiles (patriotas) reclutados en Piratini, Canguçu, Bagé y Pinheiro Machado. Éstos en parte descendían de republicanos farrapos que pertencieron a la Brigada Liberal de Antônio Neto, la cual el 11 de setiembre de 1836 apoyo la proclamación de la República Riograndense por Antônio Neto, como consecuencia de la victoria que obtuvieron en Seival en el día anterior sobre fuerzas imperiales al comando del Coronel João da Silva Tavares. Ideal republicano que desembocaría el 15 de noviembre de 1889 en la proclamación de la República Federativa do Brasil”.*

Robert Daniel Almeida

 

Guía de Natureza y Gestor Turístico Comunitario, Pesquisador independiente

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.

error: Content is protected !!