EL PROBLEMA , ES EL PROBLEMA

PRESS WORKERS

Violencia gratuita, la punta del iceberg

   Una reflexión que no tiene nada que ver con lo que a diario suelo tratar, quiero referirme a los hechos de público conocimiento y de repercusión masiva, que es la discriminación o mejor dicho el destrato, el agravio, el desprecio de algunos, entre ellos “comunicadores” o “formadores de opinión”.
   El problema NO SOLO es global, porque el exceso de unos mató a un hombre de raza negra en EUA, tampoco lo es porque en Rusia se envió a presión a un gay, el problema es nuestro, es de toda la humanidad, DE AQUÍ Y DE ALLÁ. Que se trate sobre la triste práctica del suicidio en Rocha, que se observe la presencia de una funcionaria de la Guardia Republicana de baja estatura en una formación policial, o que sea curiosa para algunos la forma que viven, hablan o se expresan los riverenses, eso no es problema porque es parte de la diversidad natural, EL PROBLEMA ES EL DESPRECIO POR EL OTRO DIFERENTE.
   Eso es lo triste y lamentable que nos toca vivir hoy, esa sensación de que COMO NO SE ES IGUAL AL OTRO, si no se parece con la generalidad de las personas que se conocen, ESO YA LE OTROGA PODER A ALGUNOS PARA DESCALIFICAR, MENOSPRECIAR, DEGRADAR Y HUMILLAR A LOS OTROS, al punto de causarle la muerte, y esto vale para el ámbito social, deportivo, político, religioso, racial, genérico, barrial, etc. etc.
   Obviamente que esto no se debe a un solo motivo, sin dudas es multicausal y como siempre empieza en casa y sigue en la “educación formal”, que en vez de incluir a los diversos los castiga porque no son funcionales al sistema y no alcanzan los niveles de exigencia, igual que los demás en determinadas áreas curriculares, o si no, los benefician para que se sientan menos que los demás, tratándolos como necesitados de una compensaciones extraordinarias, que los demás no las tienen, para ser ellos mismos y reivindicar los derechos y libertades que como personas son dignos de gozar.
   Aquí no voy a hacer una reivindicación por un tipo de diferencia ni voy a panfletar a favor de ninguna minoría, todo lo contrario, voy a exaltar esas diferencias, porque gracias a esas es que las sociedades crecen, avanzan y se superan; y el problema no es la discriminación, SINO LA MALDAD INTRINSECA CON QUE SE DISCRIMINA, LA SOBERBIA CON QUE SE REFIEREN A LOS OTROS, LA VIOLENCIA Y AGRESIVIDAD CON QUE INTEREACTÚAN CON LOS DEMÁS, y esto no se resume a los comunicadores –que hoy están en boca de todos a nivel nacional- alcanza a las más altas esferas de poder que no solo se descalifican entre si ante una cámara o un micrófono, sino que llega a los que sintiéndose con el poder y el derecho de sustraer, agredir y matar se dedican a delinquir en vez de trabajar, porque LA VIOLENCIA, ES VIOLENCIA, no importa de quien venga ni a quien vaya.
   SIEMPRE HAY TIEMPO DE FRENAR NUESTRA LENGUA, DE PARAR Y CAMBIAR, depende de cada uno de nosotros no escuchar un programa de radio o ver un programa de televisión por la violencia expresa hacia alguna minoría afectada, depende de cada empresario no publicitar ni financiar dicho tipo de prácticas, depende de vos y de mi no aplaudir a esos líderes que insultan y encuentran alguna gracias en sus términos soeces para con los demás que no piensan o viven igual que ellos, depende de todos nosotros no callar más esas humillaciones del tipo que sea y en el espacio que sea que ocurran, DEPENDE DE QUE LA GRITES CON FUERZA, DE QUE LOS EXPONGAS, DE QUE LOS DENUNCIES, sino, solo serás un cómplice más, sin valor, sin importancia ni aprecio por tu propia vida ni por la de los demás, PORQUE LOS QUE NOS SOSTIENE SON LAS DIFERENCIAS, LA EQUIDAD Y LA COMPLEMENTARIEDAD

Richar Ferreira

(humor es Landriscina, lo era Decalegron o Telecataplum)

#violencia #agresividad #inseguridad

Productor audiovisual, documentalista, investigador histórico, redator e reporter.

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.

error: Content is protected !!