EL CUENTO DE NUNCA ACABAR

PRESS WORKERS

¿Seguridad y confiabilidad de la infraestructura eléctrica o inseguridad y falta de confiabilidad en las condiciones de competencia empresarial y de trabajo?

Queridos lectores, hoy nos convoca escribir sobre una obra que Uruguay contrató, en nuestra opinión, como parte de su sometimiento de soberanía a UPM2.

El año pasado se divulgó en la prensa que UTE había resuelto la construcción del cierre del anillo de transmisión de 500 KV (Tacuarembó – Chamberlain – Salto Grande). La estatal eléctrica uruguaya argumentó que la obra era necesaria para el fortalecimiento de la infraestructura eléctrica del país, dotándola de mayor seguridad y confiabilidad. La realidad es que la empresa UPM2 estaba reclamando mayor suministro de energía eléctrica hasta el 2025 y Uruguay, en virtud de los acuerdos que entregaron soberanía a la multinacional durante la gestión del Pte. Tabaré Vázquez, debía cumplir.

Efectuado el llamado a licitación, las empresas uruguayas se encontraron con la sorpresa de que en el pliego se exigían requisitos que ninguna empresa uruguaya podía cumplir; en cambio, sí los podía cumplir la subsidiada China Machinery Engineering Corporation (CMEC). Esto levantó polémicas, debates y reclamos de parte de las empresas y trabajadores uruguayos.

En la información disponible en el site de dicha empresa, se accede a que desde 2014, la empresa comenzó a firmar proyectos fuera de China con “odd countries” (países “raros” que es como se nos llama a todos los países “emergentes” o “del tercer mundo”, que somos poco buscados por los operadores de negocios del norte salvo que…Esa empresa es la que firmó en el pasado con Argentina la reconstrucción de la Vía de Trenes Belgrano.

Diario “El País” de Uruguay publicó sobre la firma del contrato UTE – CMEC en su edición del 31 de mayo de 2021, disponible en versión digital coincidiendo con la fecha de la firma del contrato por internet entre UTE y CMEC. Se trata de una obra multimillonaria. Consultada UTE sobre por qué había seleccionado a una empresa china y no a una uruguaya, se fundó en que la obra costaría a Uruguay “tan sólo” 191 millones de dólares mientras que las empresas uruguayas,  que habían demostrado tener la misma capacidad que la china para llevar adelante la obra, manejaban otras cifras bastante superiores. Evidentemente, la empresa china tiene el subsidio de su gobierno, mientras que las empresas uruguayas carecen de subsidios de nuestro gobierno por lo que la elección de la empresa china fue parte de un debate que llegó hasta el Parlamento nacional el año pasado.

Sin perjuicio de ello, la obra, que estuvo en el plan trazado por autoridades de UTE durante el último gobierno del Pte. Tabaré Vázquez, y que no se concretó en ese entonces porque no se habían logrado resolver temas de financiamiento, siguió adelante con el actual gobierno y ahora la financiación saldrá de República AFISA a través de un fideicomiso que la misma administra.

Luego de firmado el contrato entre UTE-CMEC- República AFISA, la primera sorprende a las empresas uruguayas anunciando que CMEC no asumiría la construcción de la obra, sino que subcontrataría a empresas uruguayas. ¿Por qué entonces UTE firmó contrato con la empresa china si, de todos modos, la construcción se le confiaría a empresas uruguayas? ¿Qué tipo de compromisos asumió el gobierno del Pte. Tabaré Vázquez con China que ahora son continuados por el actual gobierno? ¿Acaso no se podía contratar directamente a una empresa uruguaya y generar ganancias y trabajo a uruguayos? ¿CMEC va a invertir en Uruguay o solamente administrará dinero uruguayo fondeada por República AFISA, llevándose una buena parte para China y con el resto pagará a subcontratistas uruguayas? Lamentablemente, tenemos demasiado fresco en la memoria  lo ocurrido con Gas Sayago, OAS y los subcontratistas de la misma. ¿Acaso estamos ante otro “negocio” de la anterior gestión de gobierno que Uruguay “está obligado” a concretar?

Este año, el día 3 de mayo de 2022,  CMEC presentó la obra en un evento en la zona noroeste de nuestro país, hemos sabido a través de  personas que estuvieron presentes que fue una reunión formal en la que no se dieron detalles relevantes. Los trabajadores del noroeste de nuestro país esperan que genere puestos de trabajo, sin embargo abundan los resquemores. Se cree que CMEC no cumplirá con la normativa laboral uruguaya y que no contratará personal uruguayo. UTE respondió que si no lo hace CMEC pagará una “fuerte” penalización. Mientras tanto, la Cámara de la Construcción del Uruguay teme que éste sea uno de muchos acuerdos que el gobierno celebre con los chinos, a los que se le pueden pedir requisitos que las empresas uruguayas no pueden cumplir, y que no tienen que ver con la capacidad de realizar obras de esta envergadura.

Lo que se ha divulgado por UTE es que se proyectan construir dos tramos de la línea de alta tensión, que irán desde Tacuarembó a la subestación de Chamberlain cerca de Paso de los Toros donde hará enlace con la planta de UPM2, y de ahí a Salto Grande. UPM2 recibirá energía hasta el 2025 informó el Diputado Dr. Eduardo Lust (CA) en su cuenta de Twitter en junio de 2021.

Los dejamos con interrogantes para vuestra reflexión. Por nuestra parte, nos resulta lamentable que nuestro gobierno siga resignando soberanía al continuar con compromisos celebrados durante los gobiernos anteriores, y generando resquemores y potenciales injusticias para empresas y trabajadores uruguayos.

Cecilia Martínez

 

Fuentes de la información de prensa: Diario “El País” en su edición del 31 de mayo de 2021; Diario “La Diaria”, Sección “Trabajo”, en su edición del 23 de junio de 2021; programa radial “En Perspectiva” de 21 de junio de 2021 por 1170 AM

Auspicia:

 

Doutora em Direito e Ciencias Sociais, Agente de Propiedad Industrial e Jornalista

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.

error: Content is protected !!