EMPRESA PRIVADA PROYECTA MONETIZAR UN GENOCIDIO

PRESS WORKERS

Explotacion comercial por parte de privados de un sitio historico

de extrema relevancia para Pueblo Nacion Charrua

¿patrimonio cultural intangible que se desconoce o que se oculta?

 

SALSIPUEDES – Siglo XIX

Abril de 1831 – Matanza de Charrúas en el Queguay (“Ensayo de Historia Patria”, Tomo II, Hermano Damaseno, Décima Edición, Barreiro y Ramos S.A., pág. 15)…así nos enseñaron en la escuela a los que ya pasamos los 50 abriles el que fuera el más vergonzante acto de genocidio, no el único, perpetrado bajo las órdenes del primer presidente de la República, Fructuoso Rivera, con la finalidad, no lograda, de exterminar a “la indiada”.

¿Cuál era el interés? Seguir loteando tierras y vendiendo a colonos para establecer estancias con pingües ganancias para la familia del presidente de la República. Todo el plan estaba acompañado de lo que hoy llamaríamos prensa militante que arengaba a los colonos a odiar a la población aborigen a la que se tildaba de ladrona de ganado, sucia, violadora de mujeres blancas, etc., etc.

Aquella vergonzante emboscada con masacre fue seguida de otras más, igualmente marcadas por la matanza e intenciones de exterminio, con escasos enfrentamientos donde los aborígenes pudieron establecer alguna forma de equilibrio, defendiéndose y matando a los genocidas traidores, el más recordado el de mayo de 1832 en que se dio muerte a lanzazos al hermano de Fructuoso, Bernabé, asesino promovido por su hermano. Puede consultarse la misma fuente.

En contra de lo que se dice insistentemente por ciertos grupos de estudiosos de la historia, nosotros podemos afirmar que no hubo el tal exterminio dado que Pueblo Nación Charrúa vive en sus descendientes con muchos de los cuales tenemos contacto fluido, sin duda con el ingrediente del mestizaje pero no menos válido. Algunas de las comunidades residen en nuestro país, mientras otras viven cruzando la frontera con Brasil, y otras cruzando el río Uruguay en territorio argentino.  En efecto, muchos huyeron a Brasil cruzando el río  Cuareim luego de las masacres, y podemos encontrar a sus descendientes en zonas fronterizas y tierra adentro en Rio Grande do Sul, Brasil. Puede consultarse la misma fuente sobre la huída cruzando el Cuareim. Asimismo, muchos descendientes elijen no mostrarse de esa manera por su propia opción personal. El censo más reciente del que tenemos conocimiento indica que el 33% de la población uruguaya tiene al menos un ascendiente aborigen.

Salsipuedes – Siglo XXI

La zona se encuentra ubicada en el norte de nuestro país en un predio privado ubicado en el Departamento de Paysandú. Una escultura en la carretera indica a los viajeros la zona caracterizada por un curso de agua y monte indígena. Con permiso de los propietarios, los descendientes de varias comunidades visitan el lugar en homenaje a sus ancestros, visitas que se realizan con total respeto, realizándose actividades educativas para los más jóvenes y actividades culturales y espirituales para los mayores.

Ningún gobierno uruguayo ha reconocido a esa zona el valor de Patrimonio Cultural Intangible de Pueblo Nación Charrúa, así como tampoco a otras donde se perpetraron las masacres, para ello los gobernantes uruguayos deberán reconocer a Pueblo Nación Charrúa como una nación que habita nuestro país junto con los demás ciudadanos descendientes pertenecientes a otras naciones y etnias. Muchas de las comunidades se encuentran registradas en el INDDHH Instituto Nacional de Derechos Humanos por lo que no se los puede invisibilizar. ¿Qué está faltando para que el gobierno dé un paso adelante en esta materia?

Explotación comercial por emprendimiento privado declarada de interés municipal y premiada por dos Ministerios.

Este año se ha dado a conocer un emprendimiento comercial premiado por el gobierno nacional que ya ha empezado a instrumentarse pretendiendo hospedar, ofrecer gastronomía y paseos a turistas por el que llaman el camino a Salsipuedes. Muchas comunidades de Pueblo Nación Charrúa indignadas por no haber sido consultadas, elaboraron una carta abierta que les compartimos, con la finalidad de llamar la atención de los gobernantes sobre lo que ellas consideran un potencial atropello hacia el Patrimonio Cultural Intangible que les pertenece, y que, por encontrarse en territorio uruguayo, también integra Patrimonio Cultural Intangible de nuestro país.

Las comunidades no tienen interés en bloquear este emprendimiento sino que solicitan ser consultadas, integrados, para mostrar el aspecto histórico, cultural, ancestral y, por consecuencia, visibilizar a Pueblo Nación Charrúa vivo y activo. Las comunidades entienden que si ese emprendimiento privado quiere ser respetado, también debe respetar la zona de interés cultural, histórica y de respeto, los valores que representa para Pueblo Nación Charrúa. Las comunidades convocan a los gobernantes a expedirse al respecto.

Las comunidades no quieren que una zona donde se cometió genocidio se transforme en un lugar turístico de entretenimiento y consumo para rédito de un emprendimiento privado al que parece no interesarle mostrar el lado cultural, el lado histórico, la implicancia de valores y la trascendencia que tiene para Pueblo Nación Charrúa.Nos gustaría que los estimados lectores nos hicieran llegar sus comentarios.

Hasta la próxima columna.

Cecilia Martínez

Proyecto-turistico-Camino-a-Salsipuedes

Auspician:

  • Clan Gubaitasé Charrúa – Contacto: Vocero Sr. Oscar Núñez  094 089 837
  • CONINSUR Confederación Indígena del Sur – 

Imagen cedida por Oscar Nuñez

Doutora em Direito e Ciencias Sociais, Agente de Propiedad Industrial e Jornalista

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.

error: Content is protected !!